Síguenos:

El potencial sexual de cada mujer

  • La sexualidad femenina ya no es más limitada a la simple pasividad.
  • La felicidad sexual tiene un objetivo que debe ser alcanzado entre dos.
  • Una relación sexual no es limitada al aspecto físico de la pareja.
  • Una pareja de éxito requiere múltiples compenetraciones.
  • El potencial sexual femenino

    Hoy en día todo el mundo está siempre más convencido de que el sexo sea hembra. Por mucho tiempo se ha creído que el sexo masculino fuese el sexo fuerte, que sólo la satisfacción sexual masculina era importante. No sólo, hablando de problemas sexuales, siempre ha existido la tendencia de ocuparse exclusivamente de problemas masculinos y no femeninos.

    En realidad, la sexualidad femenina tiene un gran potencial y este puede volverse asombroso en manos de quien sepa utilizarlo y explotar todos los medios a disposición.

    Otra falsa creencia que ha vivido siglos ha sido la de creer que la mujer fuera únicamente pasiva. Nada más falso. En realidad, tanto la mujer como el hombre tienen que ser activos y pasivos al mismo tiempo. Sólo de esta forma se logra tener una relación sexual de calidad, pero sobre todo inolvidable. Una mujer que vive el sexo y lo goza hasta el fondo, conociendo también lo que le gusta a los hombres, es definitivamente una mujer que atrae más.

    La creencia según la cual el hombre tiene que hacerlo todo es sólo una falsa apariencia que no refleja el secreto de la armonía en las relaciones de pareja. La mujer ha desempeñado sin embargo, en numerosas culturas, un papel de iniciadora, de guía sexual. La felicidad de la pareja no es un regalo fortuito, sino es el fruto de una actividad y de un esfuerzo recíproco donde existe una búsqueda de compenetración total.

    Nuestro programa conoce perfectamente estas exigencias y proporciona medios váliosos para ayudar a las mujeres a ser mayormente partícipes del acto sexual y a ser más conscientes de su sexualidad y capacidad de amar.

    Muchas de las partes de nuestro programa, entre ellas, la que está dedicada a la satisfacción masculina, se ocupan de estas problemáticas. El programa considera la sexualidad femenina según un plan multilateral que no se limita sólo a la dimensión física, sino también a la psicológica y romántica. La compenetración incluye la empatía, el corazón y el sexo. Si sólo un elemento falla, la relación no es completa.

    Sabemos muy bien que el sexo se vive entre dos y que es impensable limitarse sólo a un aspecto de la sexualidad, dejando de lado los demás, que son múltiples. Muchas publicaciones eróticas están hechas por hombres para hombres. En muy pocos productos se pueden ver las sutileces del arte de amar femenino.

    La belleza exterior puede ser fría y sin atractivo. El secreto para crear relaciones felices y durables se basa en aspectos mucho más sutiles que la pura belleza física. Una relación sexual no puede limitarse sólo a pulsiones físicas y nerviosas. Debe ser capaz de dejar rastros y señales psicológicas que quedan en la memorias y nos hacen difíciles de prescindir.

    No pretendemos dar recetas milagro, sino mostrar simplemente el arte del oficio, un arte que hace toda la diferencia entre una relación sexual ordinaria y una inolvidable e imborrable.


    Los falsos mitos de la sexualidad femenina