Síguenos:

Cómo mejorar la sexualidad femenina

  • La anorgasmia parece inevitable, pero en realidad no lo es.
  • El orgasmo femenino es importante en las relaciones sexuales.
  • Una mujer orgásmica tiene mucho más éxito con los hombres.
  • No existen mujeres vaginales o clitorideas. Un orgasmo es simplemente un orgasmo.
  • La sexualidad femenina en todos los sentidos

    Tiempos atrás la sexualidad femenina era todo un misterio. Y la dificultad en alcanzar el orgasmo era tan común que parecía natural, inevitable y hasta se ha creído que para la mujer no era importante tener un orgasmo para sentirse satisfecha sexualmente. Al punto que el término "frigidez" se ha vuelto común. Esta situación ha creado muchos falsos mitos que sólo han contribuido a empeorar las cosas. Desde el punto de vista fisiológico el orgasmo femenino no era indispensable para la concepción y por lo tanto no era necesario que las mujeres tuviesen un orgasmo.

    Todo eso claramente es falso. La mujer es físicamente capaz, al igual que el nombre, de tener un goce físico y alcanzar el orgasmo en una relación sexual. Y no lo es todo: recientes estudios han demostrado que el orgasmo tiene una gran importancia en las relaciones sexuales, pues no es cierto que es una cosa de secundaria importancia.

    Una mujer capaz de alcanzar el orgasmo sin dificultades no sólo es una mujer sexualmente más satisfecha, sino es también una mujer capaz de dar mayor satisfacción sexual. Claro esto no significa que una relación sin orgasmo no vale nada, pero el hecho de no alcanzarlo nunca o de no ser nunca satisfecha no es nada satisfactorio y puede causar situaciones de frustreación que necesitan un remedio mediante el conocimiento, la formación y la preparación.

    No ser capaz de sentir lo suficiente durante una relación sexual y, sobre todo, no estar en condición de alcanzar un orgasmo es algo que limita muchísimo la vida sexual de una mujer y también la sentimental. La insatisfacción causada por una incapacidad orgásmica, el creer que no estar en condicción de poder dar y recibir placer es algo que puede afectar la autoestima de una mujer y su manera de mirarse, especialmente cuando se temen consecuencias sentimentales, como la insatisfacción o la infidelidad. Este es un punto clave en la sexualidad femenina.

    Existen varias técnicas masculinas para compensar mayormente a una mujer y ayudarla a tener mayor placer sexual. Pero, en definitiva, más del 80% de la respuesta sexual de una mujer depende de la misma mujer, y por tanto este género de problemas reclama soluciones rápidas y definitivas, que dependen enteramente de la capacidad de una mujer en responder sexualmente.

    Claro, eso no quita que haya muchas mujeres que no tienen ninguna dificultad en alcanzar el orgasmo y que están plenamente realizadas en su vida sexual. Pero hay también gente que gana la lotería y se vuelve millonaria del día a la mañana...

    De hecho, es estadísticamente demostrado que sólo 1/3 de las mujeres alcanzan fácilmente el orgasmo durante una relación sexual completa. Si usted tiene esta suerte, perfecto, pero sepa que cualquier mujer es capaz de mejorar, pese a encontrarse en una situación de partida afortunada. Y cuando no es así, no hay por qué preocuparse, ya que una buena vida sexual no depende definitivamente de la suerte, sino de un conocimiento adecuado de la sexualidad femenina. Este programa puede ayudar a cualquier mujer simplemente porque cualquier situación básica puede ser mejorada.

    En la vida hay cosas que obtenemos sin esfuerzo o que ya tenemos. Esto se llama predisposición. Sin embargo, cuando estamos en falta, la suerte es una bien pobre consoladora y es una ayuda aún más pobre. En estos casos tenemos que esforzarnos para lograr lo que queremos. Pues, ha llegado el momento de pasar del estado del instinto al estado del conocimiento, de aprender para saber.

    Hasta las mujeres sexualmente satisfechas pueden descubrir nuevas maneras de vivir el sexo, por ejemplo aprendiendo a tener orgasmos distintos de manera diferente. Muchas mujeres ignoran completamente su verdadero potencial sexual y lo que podrían obtener con una debida preparación. ¡Los caminos de la sexualidad femenina son vastos y variados!

    Se suele creer que los hombres siempre alcanzan el orgasmo y las mujeres no. La realidad es diferente. ¡No sólo los hombres pueden tener problemas orgásmicos, sino también se sabe que la mujer es más habilidosa que el hombre en tener orgasmos! De hecho, muchas mujeres que no alcanzan el orgasmo durante la penetración pueden alcanzarlo durante la masturbación. En este caso, durante el coito, el clítoris no está suficientemente estimulado como para permitir un orgasmo. Y también puede ocurrir que estas mujeres no tengan los músculos vaginales suficientemente desarrollados para tener un orgasmo más bien vaginal.

    El orgasmo clitorídeo es el más conocido, el más obvio y el más frecuente. Otro orgasmo famoso es el orgasmo vaginal, que es un orgasmo más natural durante la penetración. Estas mujeres suelen ser llamadas "vaginales" o "uterinas". Muchas mujeres maduras son vaginales, pero esto no quiere decir que tal orgasmo dependa de la edad, sino más bien de la experiencia. Estas mujeres han aprendido simplemente a tener un orgasmo de esta forma, la mayoría de las veces de manera fortuita. Y hay muchas que, desde jóvenes, siempre han tenido un orgasmo vaginal. No obstante a eso, cualquier mujer puede aprender este orgasmo a través de un entrenamiento adecuado.

    A pesar de los apodos, no existen mujeres vaginales o clitorídeas. Todas las mujeres son físicamente capaces de alcanzar el orgasmo de ambos modos y, si es por eso, de más maneras aún. La diferencia es que cada una tiene su vivencia sexual y sus tendencias propias, es decir la propensión hacia un tipo de orgasmo en vez de otro, donde también la experiencia sexual tiene su importancia. Vaginales o clitorídeas algunas mujeres saben alcanzar el orgasmo de ambas formas, pero muy pocas, por lo general, tienen más de una manera para alcanzarlo sin preparación o experiencia. Y, no olvidemos que hay mujeres que nunca han alcanzado un orgasmo. ¡Cualquier mujer puede lograr, a través de un entrenamiento y de una preparación, a tener un orgasmo de todas las maneras qué es capaz, o quizá a alcanzarlo a través de una combinación o fusión de estas estimulaciones! Es lo que se llama orgasmo combinatorio y es sublime.

    Existe también un orgasmo dicho de todo el cuerpo, donde todo el físico está involucrado. Durante este orgasmo el hombre y la mujer pueden sentirse electrizados y sentir escalofríos en cada parte de su cuerpo. Estas sensaciones son tan fuertes de resultar tal vez desagradables (de la categoría de la cosquilla). Las señales de este orgasmo son los espasmos, el jadeo, los gritos o la eyaculación femenina. Recuerde que un orgasmo no es necesariamente una eyaculación, masculina o femenina que sea. En este programa analizaremos profundamente todos estos aspectos.

    Si una mujer puede gozar sólo a través la estimulación del clítoris, le bastará aprender otras manera de gozar. Existen ejercicios concretos y soluciones físicas que permiten alcanzar el orgasmo de todas estas maneras y otras más. Esto es, en efecto, uno de los logros principales de este programa monumental.


    Compendio del programa